Amy & Andy

Ministerio familiar

Quienes somos

Daniel y Natalia Villarreal

Durante 10 años hemos servido a Dios por medio de éste llamado de alcanzar generaciones.

Durante 10 años hemos servido en este llamado y esta misión de alcanzar familias completas para Cristo. Actualmente hemos desarrollado  material que sirve de herramienta a las iglesias para discipular niños, capacitar maestros y padres de familia en pos de levantar generaciones que conozcan a Dios.

Amy & Andy

image1

Amy & Andy es una herramienta para atraer la atención de los niños y de esta manera podemos darles el mensaje de salvación y prepararlos en principios bíblicos y espirituales. Nuestro propósito es que conozcan a Dios y por ello hacemos  evangelismo, videos musicales, coreografías, enseñanzas bblicas, devocionales, tips para padres y maestros, entre otros.

Suscríbete y recibe herramientas para tu ministerio

IGLESIA

image2

Árboles junto al rio

Actualmente somos pastores de la iglesia cristiana Árboles Junto al rio cuya misión es restaurar familias y dirigirlas por medio de la pasión por Jesús, a alcanzar el propósito de Dios y donde buscamos que cada hogar sea prioritaria su presencia.

image3

Cobertura

Nuestra pastores son José y Bety Morán de la iglesia cristiana Amistad Toluca

Lo que creemos

C R E D O


1. La Biblia 

Creemos que la Santa Biblia es la Palabra de Dios, escrita por hombres divinamente inspirados. Esta inspiración plenaria y verbal es limitada únicamente a los escritos originales. Es la única regla de fe y práctica y los hombres serán juzgados por ella. 

2a. Ti. 3:16,17; 2a P.1:21; Ro.2:12; Jn. 12:47,48; Jn. 17:17; Ap. 22:18,19 

2. El Dios Verdadero 

Creemos que hay un Dios viviente y verdadero, hacedor y Juez Supremo del cielo y de la tierra. Él es un Espíritu Infinito, Santo, Omnipresente, Omnipotente, Omnisciente, Inmutable, Justo y merecedor de toda la honra, amor y adoración del universo.

En la existencia de la Unidad Divina (Jehová o Yavé): Padre, Hijo y Espíritu Santo; iguales en toda perfección, uno en ser y esencia,

pero desempeñando oficios distintos que se armonizan en la obra de la redención. 

Mt. 28:18-20: Gn. 1:1; Hch. 4:24; Sal. 139:6-12; Ap. 19:6; Stg. 1:17 

3. El Señor Jesús 

Creemos que el Señor Jesús es el Mesías prometido al mundo, a través del pueblo judío y al mismo tiempo es el unigénito Hijo

de Dios. Siendo Dios, se hizo semejante a los hombres, habiendo sido concebido del Espíritu Santo y nacido de la virgen María.

Como hombre, exentó de pecado, cumplió y honró la ley por obediencia perfecta; fue crucificado y muerto por nuestros pecados, sepultado, descendió a los infiernos; resucitó al tercer día, ascendió al cielo y está sentado a la diestra del Padre para interceder

por nosotros. 

Jn. 20:30, 31; Dn. 9:24-27; Jn. 3:16-18; Mt.1:20; Heb. 4:15; Fil. 2:6-8; 1a. Cor. 15:3, 4; 1a. Ti. 2:5; 1a. P. 3:19, 20; Ef. 4:9 

4. El Espíritu Santo 

Creemos en la persona del Espíritu Santo que redarguye al mundo de pecado, de justicia y de juicio; regenera; mora en el corazón

de cada creyente, sella a los redimidos y llena de poder al cristiano para testificar de Cristo y darle gloria. Creemos que los dones del Espíritu son para la iglesia de todos los tiempos y, por lo tanto, son válidos el día de hoy; sin embargo, Satanás puede falsificar

algunos de estos dones para alejar a los redimidos del evangelio verdadero; por lo tanto es necesario pedir discernimiento del Señor

y probar a todo espíritu. Creemos que a los verdaderos creyentes se les identifica por el fruto del Espíritu y no por los dones,

por lo antes mencionado. 

Jn. 16:8-14; Jn.3:5; 1a.Cor.3:16; Hch.1:8; Ef.4:30; Ef. 5:18; Jn. 14:15-18; Ro. 12:6-8; 1a.Cor. 12:1-11; 1a.Jn. 4:1-3. 

5. La caída del hombre 

Creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios y dotado con libre albedrío. Por la trasgresión voluntaria cayó de su estado perfecto y, por esta causa, todo el género humano es ahora pecador, no por fuerza, sino por voluntad; desprovisto de la santidad

que la ley requiere y, por lo mismo, bajo la justa condenación. 

Gn. 1:26; Gn.3:6,24; Ro. 3:23; Ro. 5:12; Ro. 6:23; Ro. 5:12; Ro. 6:23; Stg. 4:17; Ef. 2:3 

6. El camino de la salvación 

Creemos que la salvación de los pecadores es absolutamente gratuita, en virtud de la obra redentora del Hijo de Dios. Es por

gracia,por medio de la fe y no por medio de las obras buenas que el hombre pueda hacer. El único obstáculo para la salvación,

es elrechazar al Señor Jesucristo como el único Salvador. 

Ef. 2:8, 9; Ro. 6:23; Jn.3:19; Ti.3:5; Is.53:6; Hch.4:12; Hc. 16:31. 

7. Arrepentimiento y Fe 

Creemos que después de estar profundamente convencidos de nuestra culpa, nuestro peligro e impotencia humana para escapar

del castigo del pecado, como también del único camino de salvación a través del Señor Jesucristo, nos volvemos hacia Dios

sinceramente contritos, confesándole a el nuestros pecados e implorando misericordia. El arrepentimiento es hacia a Dios y la

fe hacia nuestro Señor Jesucristo; estos son dos requisitos indispensables para obtener la salvación. 

Pr.28:13; Jn.16:8; Hch.16:30,31; Sal. 32:5. 

8. La regeneración 

Creemos que la regeneración es un nacimiento nuevo por obra del Espíritu Santo en el corazón del hombre. La regeneración

es la respuesta Divina al problema de la muerte espiritual del hombre y su consecuente separación de Él. 

Jn. 3:3,5; Gá. 5:16-23; 2a.Cor. 5:17; Ro.6:11-14. 

9. La justificación 

Creemos que la justificación es la respuesta Divina al problema de la culpabilidad del pecado. Esta gracia se recibe mediante la fe

en el Señor Jesucristo, no tomando ninguna justicia que el pecador hubiera hecho. Al ser justificado, el hombre es introducido a

un estado de paz y favor con Dios. 

Hch. 13:39; Ro. 3:24, 25; Ro. 5:1, 8; Is.53:11; Ef.2:14, 15. 

10. La santificación 

Creemos que la santidad es un proceso mediante el cual se nos hace partícipe de la santidad de Dios. Es una separación del

pecado y un acercamiento al Dios Santo que principia con la justificación y es progresiva en su desarrollo. El Espíritu Santo la

efectúa en el corazón fiel y llega al estado de perfección en la purificación de los cuerpos, cuando Cristo venga por su iglesia. 

Sal. 4:3; 1a.Tes. 4:3-7; Ro. 8:9-29; Fil.1:6; 1a.Cor.15:51-54; Fil.3:12-14. 

11. Cuidado de la salvación por parte de los redimidos 

Creemos que los regenerados, los nacidos del Espíritu deben de cuidar su salvación con temor y temblor, y permanecer en

dependencia de Cristo, para estar con Él por toda la eternidad. 

Jn. 15; He.6:4-8; He.10:26-31 

12. La resurrección 

Creemos en la resurrección corporal de Cristo y su ascensión al cielo. También que, al final de los tiempos, cuando Cristo retorne

a este mundo, los justos resucitarán; esta es la primera resurrección. Después del reinado de Cristo por mil años (milenio), los

injustos e incrédulos resucitarán para recibir su sentencia y castigo; esta es la segunda resurrección. 

Lc. 24:36; 1a. Tes. 4:13, 18; Hch. 1:9-11; 1a. Cor. 15:3-20; Jn. 5: 28,29; Ap. 20:11-15. 

13. La segunda venida 

Creemos en la segunda venida corporal premilenial de Cristo. Aunque no sabemos el día ni la hora de su venida, sabemos que

vendrá corporalmente, pues el mismo lo prometió. Seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor e el aire y

permaneceremos para siempre con El. 

1a. Tes. 4:16,17; 2a. Tes.1:6-10; Jn. 14:1-4; Hch.1:11. 

14. El tribunal de Cristo 

Creemos que aunque los creyentes ya no están bajo la condenación del pecado, también tendrán que dar cuenta de su obra para

así recibir sus galardones. 

1a. Cor. 3:11-15; 2a. Cor. 5:10 

15. El juicio del Gran Trono Blanco 

Al final del reino milenial de Cristo, los injustos e incrédulos resucitarán y comparecerán delante de Dios para ser juzgados.

Aquellos que no se hallen inscritos en el libro de la Vida, serán lanzados al lago de fuego y azufre, donde estarán para siempre. 

Ap. 20:11-15; Ap. 21:8-27; Ap. 22:15 

16. Satanás 

Creemos que Satanás es un espíritu, padre de mentira, homicida desde el principio, y el gran engañador de todas las naciones;

su poder es limitado por la mano de Dios; fue derrotado en la cruz por el Señor Jesucristo, ya ha sido juzgado y condenado,

y será encadenado por espacio de mil años; después de este periodo se le dará su libertad por un corto tiempo y luego será

arrojado al lago de fuego y azufre, en donde permanecerá por toda la eternidad. 

Job 1:6-12; Jn.8:44; Ef. 6:12-16; Ap. 20:2,7-10 

17. La Nueva Jerusalén y el lago de fuego y azufre 

Creemos que hay únicamente dos lugares en que los hombres han de estar al morir, por toda la eternidad. Los redimidos por la

sangre de Cristo, vivirán con El en un cielo nuevo y una tierra nueva, llamada la Nueva Jerusalén. Los perdidos estarán en el lago

de fuego y azufre, llamada la segunda muerte, en donde estarán también el diablo, sus ángeles, la bestia y el falso profeta.

El lago de fuego y azufre es una verdad enseñada por el Señor Jesucristo. 

Mt. 18:8; Mt. 25:34; Ap.7:9-15; Ap. 14:10,11; Ap. 20:10; Ap. 21:1-7 

18. Sanidad Interior 

Entendemos la sanidad interior como parte del proceso de santificación que realiza el Espíritu Santo para resolver el rechazo,

lasheridas y los conflictos internos. Aun cuando el término no se menciona en la Biblia, se refiere fundamentalmente al perdón en

acción dentro de nuestra vida (aceptando el de Dios para nosotros; el de nosotros a nosotros mismos; y ofreciendo el nuestro a

los que nos han ofendido). La sanidad interior no borra los recuerdos. En sentido estricto, no se requiere la intervención de

ninguna persona ajena a la que está buscando esta sanidad; simplemente hay que perdonar toda ofensa que nos haya hecho

cualquier persona en cualquier tiempo. Sin embargo, no siempre estamos dispuestos a perdonar, o bien, no siempre estamos

conscientes de las causas que provocaron heridas o amargura en nuestra vida. En estos casos y, cuando está de por medio la

voluntad del hermano en cuestión, corresponde al pastor de la iglesia ayudarle en este proceso, por medio de la asesoría y la

oración. Como iglesia, la sanidad interior persigue como objetivos: el embellecimiento de la "novia de Cristo" y la unificación del

"cuerpo de Cristo". 

Mt. 6:14, 15; Mr.11:25, 26; Sal.32:3, 4; Hch.8:23; Ef.4:31; He.12:15; Stg.5:16. 

19. Liberación 

Creemos que una parte del ministerio de los cristianos es expulsar demonios de las gentes que estén atribuladas con este mal,

en el nombre de Jesús. Sin embargo, rechazamos las ideas de que todas las personas están o han estado poseídas por el

demonio en algún momento de sus vidas, o que los creyentes espirituales deban someterse regularmente a este proceso.

Los seres humanos, creyentes o no, recibimos la influencia de tres esferas pervertidas: el mundo, el demonio y nuestra carne.

El ministro, con el don de discernimiento del Espíritu Santo, determinará la naturaleza del problema que aqueje a las personas

en cada caso y obrará en consecuencia. 

Is. 58:6; Mr.16:17; Lc.4:18; Stg. 1:14, 15; 1a.Jn. 2:16.

20.-El Matrimonio

Creemos y celebramos únicamente el matrimonio heterosexual y monogamico, tal como fue instituido por Dios y ratificado por el Señor Jesucristo.

Gn. 1:27,28; 2:18-24; Mt. 19:4-6

21. Homosexualidad. 

Creemos en la existencia de únicamente dos sexos en forma natural: Varón y Mujer, creemos que la homosexualidad es un acto vergonzoso en contra de la naturaleza y del próposito de Dios para la sexualidad humana.

Este pecado incapacita al ser humano para heredar la vida eterna prometida por Dios para aquellos que guardan su palabra.

Gn. 1:27; Lev. 18:22; Ro. 1:22-27; 1ª Cor. 6:9,10

.

22. Homosexuales. 

No somos homofóbicos. Estamos siempre en la mejor disposición para ayudar a cualquier persona, hombre o mujer que hayan sufrido una pérdida o quebrantamiento de su identidad sexual, siempre y cuando ésta así lo desee y quiera acercarse a Dios y a Jesucristo con arrepentimiento y deseo de que su vida sea transformada, como la de cualquier otro pecador.

2ª Cor. 5:18-21; 1ª Cor. 6:11; Ro. 5:8; Jn. 3:16; Pro. 28:13

23. Israel

Amamos a la nación de Israel, porque son el olivo de huerto al cual fuimos injertados como Iglesia de Cristo. Intercedemos por ella en forma sistemática; visitamos las Tierras Bíblicas cada año; pero no estamos de acuerdo con el judaísmo y, por lo tanto, en insertar prácticas, ritos y doctrinas judaizantes dentro de los cultos o en la vida diaria de los creyentes.

Hch.15:28,29; Ga. 5:1; Mt. 22:36-40

24. Ministerio de la Mujer

Creemos que la mujer ha sido reposicionada por el Señor Jesucristo al estado original en el que fué creada y, por lo tanto, es apta para participar en cualquier ministerio de la iglesia. Se pide que la mujer que ministra esté sujeta a su esposo (si es casada); tenga buen testimonio dentro y fuera de la congregación; sea llena del Espíritu Santo y vista decorosamente.

Ga. 3:28; Ro. 16:1; 1a. Tim. 2:9-10; 1a. Tim. 3:7,11; Hch. 6:3; 1a. Pedro 3:1-5

O R D E N A N Z A S

Bautismo 

Creemos que las Escrituras enseñan que el bautismo es el testimonio externo del cambio efectuado en el corazón de cada creyente;

es la inmersión en el agua del que ha puesto su fe en Cristo, ejecutado por un administrador idóneo, hecho en el nombre del Padre,

del Hijo y del Espíritu Santo. El bautismo no salva ni es un compromiso serio con Dios; más bien, es la confirmación de que ya

hemos realizado previamente dicho compromiso y simboliza la sepultura y la resurrección de Cristo y del creyente. Este es un

requisito para gozar de los privilegios de la iglesia 

Mt. 3:13-16; Mr.1:9; Hch.8:36-39; Ro. 6:3-5; Col. 2:12 

La Cena del Señor 

Creemos que la Cena del Señor es la segunda ordenanza del Señor Jesucristo en la que intervienen dos elementos que son

el pan sin levadura y el vino, fruto de la vid, que representan el cuerpo y la sangre de Cristo, respectivamente. Conmemora el

sufrimiento y la muerte de Cristo, hasta que El venga por segunda vez. Los participantes son todos aquellos que han aceptado

a Cristo como Salvador, han sido bautizados y sus vidas dan testimonio de ello. 

Mt.26:26-30; 1a.Cor.11:20-34

image4